jueves, 4 de febrero de 2010

Montaña rusa

Unas veces vas tan rápido que de tanto subir parece que ni el cielo tiene el poder de parar tus ganas y tu aliento, de no hacerme soñar. Otras caes tan rápido que incluso temo por mí mismo, pienso que no vas a poder frenar a tiempo y te vas a ir tan lejos que ni mi recuerdo será capaz de volver a hacerte sonreír.

No quiero ser yo.


Ender

2 comentarios:

  1. Pero no queda más remedio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Si todo fuera una línea recta... ¡Menudo aburrimiento!

    ¡Sal a la vida! Muak

    ResponderEliminar